Las polémicas modificaciones en la “Ley de Alquileres” generaron dudas y expectativas entre propietarios e inquilinos. A seis meses desde su implementación parece ser que, lejos de alcanzar los objetivos propuestos, aparecen consecuencias no deseadas y nuevos problemas a resolver.

Las polémicas modificaciones en la “Ley de Alquileres” generaron dudas y expectativas entre propietarios e inquilinos. A seis meses desde su implementación parece ser que, lejos de alcanzar los objetivos propuestos, aparecen consecuencias no deseadas y nuevos problemas a resolver.

Antes de analizar las consecuencias de estas medidas, debemos aclarar que dichos cambios no son una modificación a la Ley de Alquileres, sino a la Ley que crea y regula el Corretaje Inmobiliario en la Ciudad de Buenos Aires (Ley 2340).

A partir de los cambios aprobados en la Ley 2340 en Agosto del 2017, los propietarios son los únicos que deben abonar la comisión inmobiliaria, la que no puede superar el 4,15% del valor total del contrato.

Esta medida, junto con otras, como la de la limitación de cobrar al locatario los costos de gestoría e informes, busca limitar los gastos de entrada asumidos exclusivamente por los inquilinos.

Como dijimos antes, con estas reformas se pretende facilitar el acceso al alquiler reduciendo los gastos asumidos por los inquilinos, fijando que éstos y los propietarios compartan los mismos. Sin embargo, y tal como muchos lo previeron, hoy la comisión inmobiliaria fue trasladada al precio del alquiler. En otras palabras, los inquilinos continúan pagando el 4,15% del contrato, aunque de manera gradual.

Otras de las consecuencias a la modificación, probablemente menos predecible, denunciada por algunas inmobiliarias refiere a que un 30% del mercado de alquileres decidió cambiar el enfoque y se inclinó hacia la venta de la propiedad por lo que se redujo la oferta de inmuebles en alquiler.

En este nuevo escenario, el aumento en el precio de los alquileres resulta mayor al previsto el año pasado.

De un relevamiento de avisos publicados en 30 barrios de la Ciudad de Buenos Aires realizado por la sección de Inmuebles de Mercado Libre, se llegó a la conclusión de que el aumento promedio para el año 2017 alcanzó el 31% interanual, ubicándose 6 puntos por encima de la inflación.

Algunos sectores afirman que desde hace un tiempo los alquileres aumentan por encima de cualquier índice de inflación o de salarios.

En la Camara de Diputados se encuentra un proyecto de ley que resolvería esta situación. La iniciativa, que ya fue aprobada en el Senado, prevé que los aumentos en el precio de los alquileres sean anuales (no semestrales) y estén sujetos a un índice promedio entre inflación (IPC) y salario (CVS).

Ante este panorama, cada vez más personas se lanzan a la búsqueda de alquileres de propiedades por dueño directo, en Listado Directo estamos para ayudar tanto a dueños como a inquilinos en ese proceso.