¿Estás buscando un alquiler para vos y tu mascota? ¿Sos propietario y tenes pensado permitir mascotas en tu departamento en alquiler?

Tanto si sos propietario o inquilino, te recomendamos leer este artículo para saber qué debés tener en cuenta a la hora de decidir alquilar con una mascota.

Como bien sabemos, es habitual que los propietarios se opongan a tener animales en la propiedad que se alquila. Lo que resulta esperable ya que la mayoría de ellos tiene presente la posibilidad de desperfectos o daños que las mascotas pueden ocasionar en su propiedad.

Pero… también sabemos que cada vez más son los inquilinos acompañados de un perro, gato o cualquier otra compañía animal.

  • ¿Un propietario o el reglamento del edificio pueden prohibir el ingreso de un animal?
  • ¿El inquilino tiene derecho a vivir con su mascota?
  • ¿Cuáles son los caminos posibles para acercar ambas partes?
  • ¿Qué cosas se tienen que tener en cuenta?

Te ayudamos a contestar estas preguntas y te informamos además sobre tus derechos y obligaciones, ya seas propietario o inquilino.

El Reglamento de Edificio o Consorcio

El primer paso es leer el Reglamento de Consorcio.

Como bien sabemos, este documento es importante porque regula las relaciones entre los vecinos del edificio, sean dueños o inquilinos del departamento.

Por ese motivo, antes de decidir contemplar mascotas en el alquiler o si particularmente el contrato de alquiler que firmaste no dice nada sobre tener animales, es importante tener en cuenta lo que dice el Reglamento de Propiedad.

En caso de que seas dueño de la propiedad que estás viviendo, este apartado también te puede servir de soporte y ayuda.

Veamos ciertos supuestos y sus posibles soluciones:

Reglamento y Contrato de Alquiler permiten animales en el edificio:

Si el Reglamento y el Contrato específicamente establecen que se pueden tener animales en el edificio y en el departamento, la cuestión es fácil.

Vos como propietario podés tener o permitir mascotas en la propiedad.

Y si sos inquilino y firmaste un contrato de alquiler que expresamente te permite tener  mascotas, podes mudarte con una o tener después sin mayores problemas.

Reglamento de Propiedad permite animales en el Edificio pero el Contrato de Alquiler no dice nada al respecto (no lo prohíbe ni lo permite expresamente)

En este caso, ambas partes deben tener en cuenta el siguiente principio legal: “todo lo que no está prohibido, está permitido”.

En consecuencia, si el Reglamento de Propiedad permite animales en el Edificio y el Contrato de Alquiler no lo contempla o no surge de él una prohibición, el inquilino puede mudarse o tener luego una mascota en la propiedad alquilada.

Según estos dos supuestos, es de vital importancia tener en cuenta que el derecho de poder tener una mascota tiene sus límites, como cualquier otro derecho.

En otras palabras, en estos dos casos vimos se puede tener una mascota pero siempre y cuando no se generen molestias a los vecinos.

Tanto el Código Civil y Comercial como la Ley de Propiedad Horizontal (Ley Nº 13.512) establecen que está prohibido para los propietarios y ocupantes “perturbar la tranquilidad de los demás de cualquier manera que exceda la normal tolerancia”.

Los casos más comunes de quejas de vecinos sobre mascotas son los siguientes:

1) Ladridos, maullidos, etc.
2) Defecaciones en ascensores, palieres, terrazas y cocheras.
3) Razas que atemorizan a los vecinos.

Es importante evaluar en detalle cuáles son las molestias que se consideran que exceden la tolerancia normal.

Como bien sabemos, los derechos no pueden ejercerse de forma abusiva, por lo que en última instancia y de ser necesario será un juez el que estudie las circunstancias del caso y decida al respecto.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que por un hecho aislado, no se podría solicitar la expulsión de una mascota porque, como bien dijimos, sería irrazonable.

Reglamento de Propiedad permite animales en el Edificio pero el Contrato de Alquiler lo prohíbe.

El dueño de la propiedad puede disponer la prohibición de animales en su unidad, aunque el Reglamento de Propiedad lo permita.

El propietario puede tener sus reservas y temores sobre las mascotas y los posibles daños que puedan generarse contra su propiedad, por lo que es usual que las prohíba expresamente.

En este caso, únicamente el futuro inquilino podría negociar con el propietario que arribe a una solución equilibrada para ambos.

Reglamento de Propiedad prohíbe animales en el Edificio.

En este supuesto, tanto si sos dueño o inquilino no se tiene ningún remedio.

Salvo, que por Asamblea se modifique esa prohibición, claro está o se evalúen casos especiales, como los animales de compañía (perros lazarillos, etc.).

El Anuncio

Una vez examinado el Reglamento de Propiedad, el siguiente paso es decidir qué debe decir el anuncio de alquiler.

¿Sos propietario y te parece que lo mejor es no contemplar que tu futuro inquilino tenga o pueda tener una mascota?

Claro, lo puedes hacer y lo mejor es especificarlo en el anuncio.

Aclarar en el anuncio tanto si se permiten como no mascotas en la propiedad, también ayuda al inquilino en la búsqueda.

Actualmente la mayoría de los portales inmobiliarios tienen el filtro “permite mascota”, lo que facilita aún más el proceso.

El Contrato de Alquiler

Este último paso tiene íntima relación con el primero.

El Contrato de Alquiler siempre debe contemplar lo regulado por el Reglamento del Edificio.

Más allá de los supuestos analizados anteriormente, nos parece importante realizar las siguientes recomendaciones a la hora de armar o revisar el Contrato de Alquiler:

Opción de permitir

Si se tiene previsto permitir animales en la propiedad, una recomendación sería contemplar la posibilidad de establecer una cláusula que pueda especificar si se exige la contratación de algún seguro específico por parte del inquilino o no.

Opción de prohibir

La prohibición debe expresarse de forma expícita.

En la práctica se suele agregar que si se incumple esta regla el propietario tendrá derecho a resolver el Contrato de Alquiler.

Si el contrato no dice nada

Como dijimos antes, en principio el inquilino tiene derecho a vivir con su mascota.

En resumen, mudarse o tener luego una mascota, es totalmente posible pero involucra una responsabilidad y compromiso, sobre todo del inquilino.

Responsabilidad y compromiso no sólo hacia el propietario, sino también hacia la compañía animal y a los vecinos.

¿Sos dueño?

Publicá tu Anuncio en 5 Simples Pasos y Comenzá a Recibir Contactos Hoy

Más artículos que te pueden interesar: